Cuba: As Time Goes By…

The last week of July 2015 Miami celebrated the Silver Wedding Anniversary of ASCE, the Association for The Study of the Cuban Economy. Although as a lawyer I often find it difficult to understand and get along with economists, I have many good and dear friends in this quarter century old organization, most of them of that professional persuasion.

I was invited (not cost free, because nothing is cost free when you deal with the IMF) to comment on a paper written by Matias Travieso Diaz, one of the best Cuban-American lawyers I have ever met. Matias is partly responsible for my association with ASCE, because years ago, when I was first invited to join one of their conferences and wandered what my role could possibly be in the midst of so many economists -there are no lawyers here, I pointed out- I was told there was one lawyer at ASCE, and that was Dr. Travieso Diaz.

Matias has written extensively, and very thoughtfully, about a topic I have never spent much time on myself: the Cuban Claims Program under which the Foreign Claims Settlement Commission of the United States was given authority to determine the validity and amount of claims by U.S. nationals against the Government of Cuba for the taking of their property since January 1, 1959.

I had the privilege of commenting on his latest update of a subject he arguably masters to an extent few other people do. And it turned out to be, in my humble opinion, the most sensible, balanced, practical and non-ideological paper ever presented in any of the many ASCE panels I have served in (it will be published in the coming months by ASCE and anyone interested in the ongoing process of re-engagement between Cuba and the United States should place it at the very top of his/her must read list).

I have a hunch I will be writing extensively on Matias’ paper and its topic in the near future, but I also want to address here and now another good piece of writing published in Miami’s newspaper this week, authored by Mauricio Claver Carone, the Director of the US – Cuba Democracy PAC (possibly the most “effective” outfit of the pro-embargo lobby still around). [Read more…]

Cuba: La Normalización y La Normalidad

No hace mucho, Carlos Alberto Montaner nos regaló una columna –excelente, como casi todo lo que escribe- explicando el significado de la palabra “mentecato”, y definiéndola como alguien que tiene su mente cautivada o captiva de algún ideario (ideario que el destacado escritor cubano considera equivocado, claro, pues de lo contrario, y si coincidiera con el suyo, no lo llamaría mentecato sino “brillante”).

Con la reapertura reciproca de embajadas, en Washington y en La Habana, se abre otro capitulo en la historia de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos y, al mismo tiempo, de lo que Montaner llama “mentecatería”, rampante entre quienes en Miami ven la normalización de las relaciones entre ambos países como algo anormal, cuestionándola y atacándola con los mismos argumentos que han usado, “normalmente”, durante mas de medio siglo.

Las encuestas son cada vez mas terminantes a la hora de confirmar la patética irrelevancia de esos argumentos de la vieja “normalidad”, demostrando que la amplia mayoría de los ciudadanos de los EEUU (mas del setenta por ciento según la mas reciente) ven el mantenimiento de una política de confrontación y aislamiento como una absurda anormalidad.

El mundo todo, literalmente, celebra esta nueva era de acercamiento entre Cuba y los EEUU, mientras nuestros mentecatos de la intransigencia se aferran a los “argumentos” o talking points que les señalan sus propias usinas (los llamados “asesores”) de la mentecatería, cayendo, por enésima vez, en el mayor de los ridículos. [Read more…]

Sobre héroes y tumbes

En verano comer liviano…

Debe ser esa la razón por la cual el tema que ocupa nuestra atención en lo que va del Verano del 2015 es el de Donald Trump.

Puede haber algo mas intrascendente y liviano que un Donald Trump?

Donald Trump es uno de esos “héroes” de nuestro confuso tiempo, admirado por muchos que no necesitan de muchas razones para admirar a nada ni a nadie. Pero así pueden ser nuestros héroes hoy en día: herederos, famosos (por su ego, por su capacidad para “ganar dinero” –casi siempre especulando, y hasta con dinero prestado-, y por sus payasadas), y cuidadosamente ignorantes de casi todo, hasta de si mismos.

“El Donald” escribió alguna vez un libro dirigido a los incautos titulado “Porqué queremos que seas rico!”. Trump se considera rico, pero lo es exclusivamente en una dimensión (que no es moco de pavo, y que muchos seguramente le envidian): la del flujo de caja. Pero ni por sus venas ni por sus neuronas parece correr nada que valga la pena admirar.

Para muchos es un héroe. Y la heroicidad en el rubro del que surgió “El Donald” (hoy la juega de “todero”, pero lo conocimos por sus edificios o desarrollos inmobiliarios), en una sociedad como la nuestra, es fácilmente accesible. Sobre todo si se tiene la vocación que tiene Mr. Trump de estamparle su nombre a todo lo que hace (branding que le dicen). Pero en Cuba, por ejemplo, es mas difícil.

Pocos de los muchos viajeros recientes a Cuba (la mayoría de ellos primerizos) han hecho tanta roncha a su regreso como quienes se dedican al desarrollo inmobiliario Y aclaro que tengo grandes y buenos amigos en este rubro, gente inteligente y seria a quienes “El Donald”, con todo y su fama, no les llega ni al calcañal. Pero ni mi amistad ni mi respeto hacia ellos me llevan a la ligereza o liviandad veraniega de considerarlos “expertos” en el presente y el futuro del “mercado inmobiliario” cubano por haber visitado la isla durante 48 horas. Y, sin embargo, algunas declaraciones de algunos de ellos suenan tan vacías como suenan todas las de “El Donald”.

Que si no se puede hacer nada en la isla hasta que no se mueran los hermanos Castro, que no se sabe a ciencia cierta quien es el dueño de nada, que no hay “title insurance” en Cuba, en fin.

Cualquiera que conozca el marco institucional cubano –y lo hay, aunque no sea como el nuestro y eso nos disguste- se da cuenta que Cuba no está orientada hacia un desarrollo inmobiliario esencialmente especulativo, sostenido por inversionistas extranjeros que fijan los precios a un nivel inalcanzable para los asalariados y los jóvenes profesionales del patio (estilo Miami, por citar solo un ejemplo). Y ese marco institucional no se debe solamente al capricho de un par de ancianos. Se debe a que muchos jóvenes profesionales cubanos, llamados a tomar las decisiones mas allá de la vida de los ancianos, no tienen el menor interés en importar los excesos y los tumbes de una sociedad que no es la de ellos, por muy insatisfechos que puedan estar con los excesos y defectos de la propia.

Y bajo esa mismas leyes cubanas en vigor es relativamente fácil determinar quien es el dueño de casi todo, con o sin “title insurance”.
Si tenemos seguro de titulación inmobiliaria en los EEUU se debe, como ocurre en tantos otros casos (excesos) en nuestra sociedad, a la presión de ciertos intereses (lobbies) y al adoctrinamiento o lavado de cerebro de la gente que lo paga sin saber a ciencia cierta porqué ni para qué. Es una línea mas (y a un costo infinitesimal, comparado con otras líneas) en la lista de los gastos de cierre de una operación inmobiliaria.

Pero cualquier cubano medianamente inteligente en la isla (como también quienes compran y venden inmuebles en cualquier otro país, fuera de los EEUU) se daría cuenta que no es sino un tumbe (uno de tantos, pero no por eso deja de ser un tumbe). Es mas, un cubano mas que medianamente inteligente, como lo es Mel Martinez, luchò a brazo partido durante su gestión como Secretario de Vivienda (HUD Secretary) para imponer la coherencia y el sentido común en nuestro sistema transaccional inmobiliario, chocando frontalmente con esos intereses interesados en mantener el statu quo (y los muchos tumbes).

Sin margen para el tumbe de la especulación ni para sus payasadas “El Donald” se moriría de hambre en Cuba. Después de tantos años de sacrificios los cubanos en la isla no están para tumbes.

Cuban real estate: understanding Cuba and its laws before complaining

In a number of articles and opinion columns about the “real estate market” in present day Cuba published recently by several media outlets, a number of assertions are made that, even if truthful, fail to be relevant once we understand the reality –hard to grasp for many of US, granted- that provides its context to Cuban real property rights.

This lack of understanding is also perceptible in other fields in which the December 17th announcements resulted in new feverish interactions between Cuba & US, even in the negotiations between both nations: our “American” side seems unable to look at things from Cuba’s perspective, incapable of putting ourselves in Cuba’s shoes, bent as we are on changing or conditioning that reality which is the context to everything we are discussing with the Cuban side. Unless we learn to understand that reality –grounded in over half a century of decision making by those “in possession” of Cuba, whether we like those decisions or not- and work with it, said interactions and negotiations will be endless and probably fruitless.

Some of the “stars” among our real estate developers have visited Cuba and returned with a mostly negative view of their own chances of venturing into the until now forbidden island and seeding its coasts –Havana’s Malecòn included- with sky-scrappers, at least not until the Castro brothers are both out of the picture. [Read more…]

Cartita a mi amigo Wen

Mi querido Wen,

No hace mucho, Carlos Alberto Montaner nos regalò una columna –excelente, como todo lo que escribe- explicando el significado de la palabra “mentecato”, y definiéndola, si mal no recuerdo, como alguien que tiene su mente cautivada o captiva de algun ideario (ideario que nuestro amigo considera equivocado, claro, pues de lo contrario, y si coincidiera con el suyo, no lo llamaria mentecato sino “brillante”). Su acopio de argumentos en esta cartita que te escribe y de la que me envía copia a mi es un buen ejemplo de lo que nuestro comun y querido amigo decia en aquella columna sobre la mentecateria.

El ideario que algunos llaman neo-liberal (no yo: para mi, si algo és, es neo-conservador, ya que me imagino que los liberales de la primera hora –los de La Pepa, digamos- verian a Carlos Alberto y a mi tocayo Azel como representantes del Ancien Regime…, y en el caso de los extremos a los que lllegan los mentecatos de Miami estamos hablando de “ancien pero ancien de verdad”, como diria Fausto Miranda), me lo conozco bien -aun sin pretender que nadie me considere “persona inteligente”- incluido su componente de “saber econòmico” al que apela Carlos Alberto en esta cartita. Pero, y como diriamos en Venezuela, yo a los mentecatos, de uno o de otro lado, no les paro ni micra… Ademàs, se me hace evidente que “el saber economico” -y aquí hablo en general- es un oximoron (a los que un amigo en España ejemplifica a través de la frase “pensamiemto navarro”, sosteniendo que o piensas o eres navarro…). [Read more…]

Cuba Showcases its Land Title Recording System

(First in a series)

 

The Records Consultation Committee of Latin America (Comité Latinoamericano de Consulta Registral) just held its annual meeting in Havana (for the first time).

For a full week, most countries in Latin America showcased their recording systems (for land titles as well as for other rights over diverse assets) in an informal and non-professorial environment that lends itself for an interaction among different legal systems that enriches all participants through the experiences of their peers.

By peers I mean those in our hemisphere in charge of keeping in good order what we in the US call the public records (pertaining to land, among other valuable assets) and making them accessible to the public at large.

Even if I regularly attend these meetings of the “Comité” since its creation in the late twentieth century, I am not one of their peers (I attend as a special invitee from the US, a country that, not being part of Latin America –with the possible exception of South Florida-, is not even a member of the organization) since my interactions with recording offices around the world, frequent as they are, place me on the other side of the consultation window, as part of that public that needs answers to questions such as who owns what?, is it owned free and clear?, and the like. And many of these interactions have been on behalf of foreigners who contemplate investing in a country they often know little about.

So it was in such a non-peer state of mind that I attended this first meeting ever of the “Comité” in Cuba, a state of mind that always mingles with a state of heart that makes my emotions hard to fathom every time I visit the land where I was born. [Read more…]

La Finalidad Primordial de un Registro Moderno

 

Ponencia presentada en el XXVIII Encuentro del Comité Latinoamericano de Consulta Registral, celebrado en La Habana, Cuba, del 8 al 12 de junio del 2015

 

 

I

 

Aunque siempre me he sentido muy a gusto en este evento al que vengo con frecuencia desde sus orígenes –pero sin asistencia perfecta, y he lamentado mucho varias de mis ausencias-, a veces me encuentro algo incomodo y fuera de base, por dos razones: nunca he dirigido un registro de la propiedad, y vengo en representación de un país y de un ordenamiento jurídico en donde prácticamente no existe el derecho registral (al menos no en los términos en los que se entiende la materia en los países miembros del Comité).

 

Pero en este Encuentro del 2015 no caben las incomodidades, pues las supera con creces el enorme gusto de estar en la tierra donde nací.

 

Originalmente concebí el titulo de mi ponencia como una pregunta, pero preferí eliminar los signos de interrogación porque durante los ya mas de treinta años que llevo vinculado al mundo de la seguridad jurídica en el tráfico inmobiliario, me han dado varias respuestas distintas a esa pregunta. [Read more…]

Cuba y el exilio: desajustando la la ley de ajuste cubano

En un reciente articulo de Nora Gàmez, los abogados Kurzban y Urizar dan en el clavo con sus argumentos al señalar que la Ley de Ajuste Cubano nunca ha sido una ley de asilo, y que la reforma propuesta por congresistas cubano-americanos convertiría lo que durante años ha sido percibido por inmigrantes de otros orígenes como una norma discriminatoria en algo que choca de bruces contra el concepto de derecho de asilo, haciéndola también discriminatoria, ahora y absurdamente, contra los propios cubanos “ajustados”.

Yo hasta pudiera servir como “poster boy” de lo lejos que ha estado siempre esta ley del concepto de asilo político. [Read more…]

Cuba and its exiles: the un-reality show

It is becoming ever more evident that many of our Cuban neighbors in Miami are simply incapable of overcoming the old attitudes, emotions and thinking patterns that keep them living through an endless nightmare (plainly justified in many cases by their terribly painful personal experiences) that leaves no room for adjusting to a new scheme of things, a new process, that will rule the relationship between Cuba and the United States from now on (unless someone in the island makes yet another foolish mistake).

The latest link in our long chain of frustrations (with our expectations for an imminent “Castro’s Final Hour”, with the “betrayal” of other Latin American nations, with the OAS, with the UN, etc., etc.) seems to be Alan Gross’s avowed purpose of working for a better relationship between Cuba and his country.

For the presumed “leaders” of our exile community -whose arguments often sound like little more than unimaginative talking points illiberally provided to them from a single source or oracle (the latest a comparison between Mr. Gross’ denture and that of the Cuban spies exchanged for him last December)- it is impossible to understand Mr. Gross new vocation. [Read more…]

“Conozca Cuba primero y opine solo después”…

Es cada vez mas evidente la incapacidad de muchos de nuestros vecinos Miamenses a la hora de intentar superar los viejos esquemas que los llevan a vivir en una pesadilla permanente (justificada en muchos casos por el sufrimiento personal) en la cual no hay espacio alguno para lo que es, a todas luces, un esquema totalmente nuevo que rige y regirá por un buen tiempo (y salvo que a alguien en la isla se le ocurra un nuevo disparate) la relación entre Cuba y los EEUU.

El ultimo eslabón en nuestra larga cadena de frustraciones y desengaños (con las expectativas de una inminente “hora final” del régimen, con las promesas incumplidas de varios presidentes de los EEUU, con la falta de solidaridad de las naciones hermanas, con la OEA, con la ONU, con el Vaticano, en fin…) es la vocación de Alan Gross por volver a Cuba y por trabajar por una mejor relación entre la isla y su patria.

Para los presuntos “lideres” del exilio -los que revisan dentaduras y ensalzan las bondades de las cárceles americanas (que seguramente serian privatizadas si de ellos dependiera)- resulta incomprensible que Gross actúe como lo está haciendo. [Read more…]